Deportes

Argentina 78: debut con victoria para Argentina y la Francia de Platini luciendo una particular camiseta

Hace 42 años que la selección Albiceleste debutaba en el Campeonato del Mundo que terminaría ganando. El primero de la historia. Además, ese día, por un error, Francia jugó su duelo ante Italia con la vestimenta de un club marplatense. Conocé la historia.

Argentina 78: debut con victoria para Argentina y la Francia de Platini luciendo una particular camiseta Prensa y Comunicación.

En este segundo capítulo de Argentina 78 te proponemos que juntos recordemos dos hechos puntuales de aquel 2 de junio de 1978. Uno de ellos se dio en Capital Federal. La selección de Menotti hacía su debut en el torneo ante Hungría. El otro suceso ocurrió en Mar del Plata. Italianos y franceses jugaban su primer partido. Nadie recuerda el resultado, pero sí la camiseta que lució el conjunto francés.

Después del acto inaugural que se celebró el 1 de junio en el Monumental de River Plate y el pobre empate entre Alemania Federal y Polonia, llegaba el turno de la primera final para los de Menotti en su camino al éxito. El seleccionado argentino llegaba a la Copa del Mundo como candidato, pero debía demostrar todo su potencial y mejor versión en el campo de juego. Lo que ocurría afuera en aquella época es conocido por todos. Entremezclado convivía la emoción por la cita mundialista y la tristeza que generaba en los argentinos el sangriento último gobierno de facto liderado por Videla.

Ambos equipos conocían la táctica de su rival ya que en los años antecesores se habían enfrentado. Ocurrió en dos oportunidades y sucedió entre 1976 y 1977 (ver apartado). Argentinos y húngaros sabían al pie de la letra el estilo de juego del otro. El ambiente de ese partido en el Estadio Monumental -que inició a las 19:15 de nuestro país- era un tanto tenso, como inusitado. La presión del público afectó al elenco nacional y, por momentos, también a los europeos. Recordemos que, en esos años, el seleccionado perteneciente al país anfitrión del Mundial no tenía un sencillo debut. Le pasó a Alemania en el ’74 (ajustada victoria ante Chile por la mínima); Inglaterra, de local, en el ’66, igualó sin goles ante Uruguay en su primer partido; y México, en la cita mundialista del ’70, también empató 0 a 0 pero ante la Unión Soviética.

El equipo argentino no quería pasar un papelón ante su público y evidentemente quería quedarse con los tres puntos. Hungría venía en busca de lo suyo. El encuentro sería mano a mano.

Argentina comenzó yéndose permanentemente al ataque y Hungría resistió eficazmente. Se defendía usando la táctica hombre a hombre, pero cuando la situación del partido se lo permitía, iba hacia adelante en busca del arco defendido por el Pato Filliol. Por su parte, Argentina defendía en zona.

Minuto 10 de la primera parte. Baldazo de agua fría para todos. Hungría se ponía en ventaja en el tanteador. Károly Csapó aprovechó un mal rechazo del arquero Fillol y marcó el gol en la puerta del área chica (el único que anotó para su selección en un Mundial en toda su carrera). Nadie lo podía creer. El por entonces jugador del FC Tatabánya de su país, quien lucía la camiseta número 5 en el Mundial, anotaba el gol. Argentina debía reaccionar y lo hizo a tiempo. Tan sólo cinco minutos después apareció Leopoldo Luque para empatar el partido. La jugada inició en la mitad de la cancha y pasando el semicírculo Valencia tomó el balón. El jujeño gambeteó a dos jugadores y le cometieron una falta a unos 30 metros del arco visitante. Kempes remató, el arquero Gujdar dio un rebote en el área chica y el santafecino Luque aprovechó la situación para igualar el tanteador. Las gradas se venían abajo. Argentina había conseguido igualar el cotejo. Una amarilla para Nyilasi a los ’21 y nada más para la primera parte. Los 22 protagonistas se iban al descanso que, como citamos ayer, desde este Mundial pasó de ser de 10 a 15 minutos.

Inicia el complemento. El DT visitante, Lajos Baroti, prepara una modificación. Martos ingresó por Torok y a jugar. A los ‘3 del complemento, amarilla para Toroscik. Argentina buscaba el segundo gol, pero momentáneamente no lo encontraba. Al minuto 67 de partido, Menotti mandó a la cancha a Bertoni en lugar de Houseman. Luego, a los ’30 del complemento, Norberto Alonso ingresa por José Valencia que estaba lesionado. Alonso, jugador de River por entonces, de la emoción por entrar no precalentó y eso le pasó factura. Al ratito de haber ingreso, Alonso sintió molestias físicas. De locos. Menotti se agarraba la cabeza en el banco de suplentes. Cabe recordar que, en aquellos años, en un partido oficial sólo se podían realizar dos cambios (ver apartado). Últimos minutos de juego. Passarella vio la amarilla y a los ’83 se desató la locura. Tarantini hace un lateral y le pasa la pelota a Gallego. Este domina el balón en la mitad del campo y envía un centro al área rival. Luque resiste la marca y la baja de pecho. Asiste a Alonso que le devuelve la pelota con el taco. Luque, que tenía al arquero húngaro encima, toca la pelota hacia la derecha y ahí estaba Bertoni para, simplemente, tocar la pelota tango en dirección hacia la red. La Albiceleste lo conseguía, estaba ganando el partido. En el final, Hungría se quedó con dos jugadores menos. Torocsik y Nyilasi, a las duchas antes de tiempo.

Nos vamos por un momento a Mar del Plata. ¿Nos acompañan? En esa ciudad costera el 2 de junio del ’78 quedará en la historia, como así también en la vida del Club Atlético Kimberley. Veamos el porqué. Aquél día, instantes previos a las 13:45, los equipos de Italia y Francia salían al campo de juego del estadio José María Minella (recientemente inaugurado) para jugar el segundo partido del campeonato y el primero para ambos selectivos. Todo marchaba bien hasta que el árbitro del encuentro, el rumano Nicolae Rainea, advirtió que los colores de las indumentarias de italianos y franceses se confundían, eran parecidas. Francia, visitante, no llevó otro conjunto y había problemas. Nunca trascendió quién fue la persona que reaccionó a tiempo y trajo hasta el vestuario francés un equipo de camisetas titulares que usaba al Club Kimberley de esa ciudad, pero lo que hizo sirvió de mucha ayuda. Y quedó para la historia. Esa tarde, la Francia de Platini vistió esa camiseta blanca con rayas verticales verdes. Lacombe adelantó al conjunto galo al minuto de juego pero Italia reaccionó a tiempo. El gran Paolo Rossi igualó el partido antes del entretiempo y a los ‘6 del complemento Zaccarelli puso cifras definitivas. 2 a 1 a favor de la Azzurri.

Síntesis de los partidos

Argentina (2): Ubaldo Filliol; Luis Galván, Jorge Olguín, Daniel Passarella (C), Alberto Tarantini; Osvaldo Ardiles, Américo Gallego, René Houseman, José Valencia; Mario Kempes y Leopoldo Luque. DT: César Luis Menotti.

Hungría (1): Sandor Gujdar; Peter Torok, Istvan Kocsis, Jozsef Toth, Zoltan Kereki (C); Sandor Zombori, Tibor Nyilasi, Sandor Pinter, Karoly Csapo; Laszlo Nagy y Andras Torocsik. DT: Lajos Baroti.

Goles: 10 PT – Karoly Csapo (H); 15 PT – Leopoldo Luque (A); 38 ST – Daniel Bertoni (A).

Amonestados: Tibor Nyilasi y Andras Torocsik (H); Daniel Passarella (A)

Expulsados: Andras Torocsik y Tibor Nyilasi (H).

Cambios: 22 ST – Daniel Bertoni por René Houseman, 30 ST – Norberto Alonso por José Valencia (A); ET – Gyozo Martos por Peter Torok (H)

Árbitro: Antonio Garrido (Portugal). Acompañado por Pat Partridge (Inglaterra) y Youssou N’Diaye (Senegal).

Estadio: Monumental.

Espectadores: 71.615 personas.

Italia (2): Dino Zoff (C); Mauro Bellugi, Antonio Cabrini, Claudio Gentile, Gaetano Scirea; Giancarlo Antognoni, Romeo Benetti, Marco Tardelli, Franco Causio; Roberto Bettega y Paolo Rossi. DT: Enzo Bearzot.

Francia (1): Jean Paul Bertrand Demanes; Maxime Bossis, Gerard Janvion, Patrice Rio, Marius Tresor (C); Jean Marc Guillou, Henri Michel, Michel Platini, Christian Dalger; Bernard Lacombe y Didier Six. DT: Michel Hidalgo.

Goles: 1 PT – Bernard Lacombe (F); 29 PT – Paolo Rossi (I) y 9 ST – Renato Zaccarelli (I).

Amonestados: Marco Tardelli (I); Michel Platini y Henri Michel (F)

Expulsados: no hubo.

Cambios: ET – Renato Zaccarelli por Giancarlo Antognoni (I); 29 ST – Marc Berdoll por Bernard Lacombe y 31 ST – Olivier Rouyer por Didier Six (F).

Árbitro: Nicolae Rainea (Rumania). Acompañado por Erich Linemayr (Austria) y Juan Silvagno (Chile)

Estadio: José María Minella (Mar del Plata)

Espectadores: 42.373 personas.

Cómo se vivió el partido de Argentina en San Juan

Cuando jugaba la selección de Argentina, los partidos se transmitían en vivo a todo el mundo a color (al igual que el resto de los partidos del torneo, como lo vimos en la nota de ayer) a través la recién nacida Argentina 78 Televisora –en la actualidad la TV Pública-. En nuestro país, contadas fueron las casas que disfrutaron de los encuentros también a color. El resto de los argentinos vieron el Mundial en blanco y negro y San Juan no estuvo exento. A78 TV transmitió los partidos de Argentina en cadena nacional para que más gente pudiera verlos. El tema es que en todas las casas no había un televisor.

Los sanjuaninos disfrutaron de los encuentros futbolísticos a través de la señal de Canal 8, único canal por entonces, que recibía la señal de A78 TV y lo retransmitía para toda la provincia.

Los comprovincianos que no tenían tevé, seguían los partidos por radio. Las emisoras locales que pasaban los partidos eran Radio Colón y Radio Sarmiento. La primera bajaba la transmisión de Radio Rivadavia, que contaba con los relatos del reconocido locutor y relator Juan Carlos Muñoz; mientras que la segunda, según el recuerdo de quienes vivieron esa época, tomaba la emisión de Radio Splendid.

Y sino existía la posibilidad de ver los partidos estando de pie frente a las vidrieras de las casas de electrodomésticos de la época. Esto ocurrió en Casa Lara (avenida Libertador y calle Tucumán), TV Comesa (en las calles Santa Fe y General Acha) o Casa Catena (en la intersección de calles Tucumán y San Luis). En estos lugares los partidos se veían a color porque los televisores recibían la señal internacional de A78 TV.

Época de partido de fútbol con pocos cambios

Cabe recordar que hasta 1953, en un partido oficial de fútbol no se podían realizar cambios. El jugador que no podía continuar jugando simplemente salía del campo de juego. A medida que fueron pasando los años, éste y otros temas eran moneda corriente en las discusiones entre dirigentes de FIFA y ligas de todo el mundo, principalmente las europeas.

Para la cita mundialista de Inglaterra 1966 se autorizó una sola sustitución y destinada exclusivamente para el arquero. En el campeonato del mundo de México 1970 ya se podían realizar dos cambios.

Tuvieron que pasar 24 años para que en un partido de tiempo regular se puedan realizar tres variantes. Parece increíble pero así ocurrió. En ese lapso de tiempo entre los Mundiales de México (‘70) y Estados Unidos (’94) era común ver a una gran cantidad de jugadores con molestias físicas que debían continuar dentro del campo de juego; el rendimiento declinaba considerablemente. En el año 1995 se ratificó la autorización de los tres cambios y en 2018 hubo una novedad con respecto a esta regla.

En marzo de ese año, la International Football Association Board (IFAB) dictaminó que desde el 1 de junio -13 días antes del comienzo del Mundial Rusia 2018- se podía realizar un cuarto cambio. Los entrenadores harían uso de esta posibilidad siempre y cuando el partido terminase igualado en tiempo reglamentario y, para determinar el equipo ganador o que avanzase de ronda, se debiera jugar un tiempo suplementario de treinta minutos. Esta excepción de la regla entró en vigencia a partir de la instancia de octavos de final de la competencia que terminó ganando el selectivo francés.

Vale mencionar que la IFAB es una asociación internacional que cumple con la función de definir las reglas del fútbol a nivel mundial y estudiar futuras modificaciones. Fue fundaba en 1886 en Londres y está integrada por las cuatro asociaciones de fútbol que conforman el Reino Unido (Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte).

Los dos amistosos ante Hungría previos al Mundial

El primer cruce se disputó el 27 de marzo del ’76 en Budapest. Los locales se quedaron con la victoria producto de un 2 a 0 a su favor. Los goles fueron anotados por Tibor Nyilasi (‘4) y Laszlo Fazekas (’34). Ese día, Menotti puso en cancha a Hugo Gatti, Daniel Killer, Alberto Tarantini, Jorge Olguín, Jorge Carrascosa, Américo Gallego, Osvaldo Ardiles, Ricardo Bochini, Leopoldo Luque, Héctor Scotta y Mario Kempes. A los diez minutos del complemento, Marcelo Trobbiani reemplazó a Luque y, al minuto 58 de partido, René Houseman ingresó en el lugar de Scotta.

El segundo enfrentamiento tuvo lugar el 27 de febrero de 1977. Un año y medio antes del cruce en el Mundial. Ese día la Albiceleste se floreó en el verde césped de la Bombonera y ganó por 5 a 1. Se tomó revancha de lo sucedido anteriormente en Europa. Triplete de Daniel Bertoni y un doblete de Leopoldo Luque fueron los tantos a favor de Argentina. Esa tarde, Sandor Zombori descontó para los húngaros. La alineación del seleccionado nacional de ese día fue similar al anterior. El DT Menotti puso en cancha a Hugo Gatti, Daniel Killer, Alberto Tarantini, Jorge Olguín, Jorge Carrascosa, Ricardo Villa, Osvaldo Ardiles, Américo Gallego, Leopoldo Luque, René Houseman y Daniel Bertoni. El entrenador argentino, popularmente conocido como ‘El Flaco’, realizó tres cambios (se podía hacer porque era un amistoso). Darío Felman reemplazó a Daniel Bertoni, un tal Diego Armando Maradona a Leopoldo Luque (ambos al minuto 62 de partido) y, tres minutos más tarde, Jorge Benítez entró en la ubicación de Ricardo Villa.

Modificado por última vez en Martes, 02 Junio 2020 16:22