Deportes

Los 19 abriles del Cicles Club La Bebida

Una breve reseña del club que dedicado al ciclismo, con mucha pasión y esfuerzo, puso en lo más alto al nombre de esta localidad rivadaviense.

Sprint final de ciclistas federados en una carrera celebrada en La Bebida en abril de 2018. Sprint final de ciclistas federados en una carrera celebrada en La Bebida en abril de 2018. Diario de Cuyo.

Este martes se celebra el aniversario 19 de uno de los clubes de ciclismo que está afiliado a la casa madre de este deporte en la provincia. Se trata del Cicles Club La Bebida, una institución que nació siendo una subcomisión y que al correr de los años logró algo que no todas consiguen: hacer que su pueblo se vuelva más conocido y que la comunidad sienta orgullo por su terruño.

A unos diez kilómetros hacia el oeste de la capital sanjuanina, sobre la avenida José Ignacio de la Rosa, se encuentra uno de los puntos urbanos más habitados de San Juan en la actualidad. Se trata de La Bebida y su denominación se remite a que, muchos años atrás, este lugar era una posta de descanso e hidratación para hombres y animales que transitaban en carretas y se dirigían a lo que hoy conocemos como Capital o bien, para salir de la misma y dirigirse hacia el vecino país de Chile. Situado en el departamento Rivadavia, esta tierra de buena gente exhibe a diario un gran abanico en el que figuran sus principales baluartes. Y entre ellos hay un lugar reservado para un modesto club de ciclismo cuyo nombre es Cicles Club La Bebida.

Su origen se remonta a mediados de la década del 80. Para entonces, la Unión Vecinal (UV) de la localidad ya había sido creada (esto sucedió precisamente el 27 de septiembre de 1965) y en un numeroso grupo de hombres aficionados al deporte se despertó en ellos la idea de crear una subcomisión de ciclismo que aporte su granito de arena a la vida institucional de la UV. Este noble anhelo logró concretarse y de inmediato, amigos y vecinos enamorados de los caballitos de acero comenzaron a organizar carreras de ruta para competidores libres y másteres. El orgullo de aquellos estaba cumpliéndose.

El grupo continuó despuntando su vicio y cada vez se volvía más popular, entre los suyos y a nivel provincial. El inicio del nuevo milenio trajo consigo varios cambios. Y uno de ellos fue que, por motivos que no vienen al caso, la subcomisión se desligó de la Unión Vecinal y pasó a ser formalmente un club de ciclismo. Esto se oficializó el sábado 7 de abril de 2001.

Entre sus fundadores hay algunos nombres que se destacan. Y es el caso de Emilio Bortolozzi (actual presidente), Hugo Aballay, Marcelo Frías, Juan Carlos Araya, Alfredo Castro, ‘Turco’ López, José Castro, Julio Román, Josefa Olivarez –una de las primeras mujeres en formar parte-, los hermanos Espina y Castro, entre otros.

Uno de los puntos más fuertes de este grupo de aficionados es que, al momento de organizar carreras, lo hacían con la mayor profesionalidad posible. La buena organización los llevó a ser reconocidos por tal actitud y ser premiados por ello.

Ciclistas de la talla de Daniel Efraín Castro o Alberto Clemente Bravo (por citar solo a dos) fueron los ciclistas -quienes por entonces eran muy jóvenes- que se acercaban hasta el lugar para ser partícipes de las competencias organizadas por el Cicles y que contaban con la presencia de cientos de personas a ambos costados de las calles. Este club logró crear una especie de banco de ciclistas de gran potencial que después se destacaron en otras partes del país y el mundo.

Desde el principio, la comunidad residente le dio su visto bueno y apoyó al Cicles Club. Es que la creación del mismo ayudaba (y lo sigue haciendo) a la integración de la misma. Cada carrera, compitiera quien compitiera, era motivo de reunión y el de tener un espectáculo deportivo en el propio pueblo. Pero principalmente, el club logró -desde su lugar- que la localidad se hiciera más conocida y esto se veía reflejado entre los vecinos.

Esta institución deportiva, cuya sede está ubicada en Diagonal Morón y Chubut y su bandera son dos franjas horizontales de colores verde y blanco, tiene ciertas costumbres en el calendario deportivo de la provincia. Entre ellas se puede mencionar que el club organiza todos los años un mini campeonato de invierno para libres y másteres o que organiza al menos una fecha del calendario de pista local en el velódromo Héroes de Malvinas de Rawson. También es menester recalcar que es el club encargado de organizar el circuito previo a Navidad y darle el cierre a la temporada de ruta de federados. En cada una de las carreras de ciclismo, sus integrantes tienen la costumbre de nombrar, a modo de homenaje, a personas fallecidas que hayan sido parte de la institución o vecinos de la zona. Anteriormente también era común ver a sus allegados directos organizar un locro patrio en cada 25 de Mayo.

Para finalizar, algunas anécdotas. La Bebida es uno de los pocos lugares del mundo en el que, muchas veces, una carrera de ciclismo ha coincido en la ruta con una procesión religiosa. En este caso, con el recorrido por las calles de la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Andacollo. Y como si fuera poco, muchos vecinos del lugar recuerdan con simpatía aquella tarde en la que en las calles del pueblo coincidió una carrera de ciclismo, una procesión de feligreses y la caravana de hinchas festejando el título conseguido por el club de fútbol de la zona llamado Sportivo Rivadavia. Una anécdota de película.

Modificado por última vez en Martes, 07 Abril 2020 21:40