En la iglesia de Santo Domingo se recordó a las víctimas del terremoto de enero de 1944

Con motivo de cumplirse 76 años del terremoto del 15 de enero de 1944 en San Juan, en la iglesia de Santo Domingo tuvo lugar un oficio religioso en memoria de las víctimas del sismo.

La celebración, que contó con la presencia de ministros y funcionarios del Poder Ejecutivo, legisladores nacionales y provinciales y feligreses en general, estuvo a cargo del obispo auxiliar de la provincia, monseñor Carlos María Domínguez, asistido por fray Rafael Cúnsulo.

Luego de la homilía del obispo y como ya es tradicional, a las 20.52, hora exacta del terremoto, dos integrantes de la Banda de Música de la Policía de San Juan efectuaron un toque de trompeta y tambor en memoria de las 10 mil personas que perdieron la vida en el evento.

A la misa asistieron los ministros de Gobierno, Ana Fabiola Aubone; de Obras y Servicios Públicos, Julio Ortiz Andino y de Seguridad y Orden Público, Carlos Munisaga; el intendente de la Capital, Emilio Baistrocchi; el diputado nacional Walberto Allende; el diputado provincial Eduardo Cabello y funcionarios de distintos organismos oficiales.

En la iglesia de Santo Domingo se recordó a las víctimas del terremoto de enero de 1944 (5)

En su homilía, monseñor Domínguez dijo que el terremoto de 1944 marcó un antes y un después en la historia de la provincia. En menos de un minuto la ciudad de San Juan quedó transformada en escombros, muertos, angustia, dolor y plegarias.

"Nos reunimos para rezar en memoria por las 10 mil víctimas que se fueron de golpe y hacer memoria agradecida por esos miles y miles de samaritanos, sanjuaninos y de otros lugares que se pusieron la tragedia al hombro para socorrer a los damnificados y volver a levantar la ciudad", señaló.

El prelado agregó que hacer memoria no es un simple recuerdo nostálgico de formalidad social. Se trata de la memoria del corazón donde se forja la identidad, donde se forma el compromiso y se transforma en un acto trascendente.

En la iglesia de Santo Domingo se recordó a las víctimas del terremoto de enero de 1944 (11)

En otro pasaje de su prédica, Domínguez indicó que la memoria deuteronómica, de la cual habla frecuentemente el Papa Francisco, nos permite acceder a la identidad más simple, que es nuestra identidad como sanjuaninos.

"Nadie puede dudar de que los sanjuaninos han quedado marcado por el terrible suceso del terremoto que ha forjado la identidad más propia de nuestra gente; marcada por el dolor pero también por la capacidad de reponerse ante la adversidad. Es innegable que ningún sanjuanino se quedó llorando ante las ruinas, paralizado ante tan dantesco espectáculo", afirmó.

En la iglesia de Santo Domingo se recordó a las víctimas del terremoto de enero de 1944 (7)

Las imágenes y las crónicas de la época nos han dado una idea de lo ocurrido pero lo que nunca podrán reflejar es el dolor, la angustia, la perplejidad, el desconcierto que ha causado el terremoto en el corazón de esos protagonistas. Tampoco podrán reflejar la corriente de solidaridad que comenzó esa misma noche.

El obispo auxiliar de la provincia enfatizó que es necesario hacer memoria, tomar conciencia y confianza de que si San Juan pudo aquella vez recuperarse; también hoy es posible tomar los valores de solidaridad y de fortaleza, de fraternidad y de compromiso para poner nuestras vidas al servicio de tantos hermanos que nos necesitan.

Domínguez añadió que si los sanjuaninos perdieran la memoria perderían su identidad y por eso es conveniente transmitir a las nuevas generaciones las riquezas de nuestro pasado y nunca olvidar lo que pasó el 15 de enero de 1944.

En la iglesia de Santo Domingo se recordó a las víctimas del terremoto de enero de 1944 (1)

Finalmente el prelado invocó a Dios para que nos permita hacer memoria siempre y no olvidar nunca de los valores que hacen de San Juan la maravillosa comunidad que es, y de la que se enriquecen todos los argentinos.

Luego del toque de trompeta y tambor, la ministro Abone, el intendente Baistrocchi y el diputado Cabello procedieron a depositar una ofrenda de laureles ante la urna que guarda cenizas de las víctimas del terremoto.

Una vez finalizada la misa, el obispo rezó un responso en memoria de las personas que perdieron la vida en el sismo y seguidamente las autoridades trasladaron la urna hasta el camarín de la Virgen María.

Modificado por última vez en Jueves, 16 Enero 2020 10:24
ASJ
Logo EPSE
Logo OSSE