Viernes, 29 Junio 2018

Dr. Solari: “Al menos una vez en la vida hay que hacerse el test de la Hepatitis C”

El doctor Joaquín Solari es coordinador del Programa Nacional de Hepatitis Virales y se encuentra en la provincia para participar de las “Jornadas de Hepatitis C, hacia la cura”.

Esta actividad, que cuenta con la participación de importantes disertantes, se realiza en el SUM del Hospital Dr. Guillermo Rawson y está dirigida al equipo de salud y estudiantes.

Solari manifestó que “la idea es enfatizar que los tratamientos para Hepatitis C son súper efectivos, son muy seguros, curan prácticamente al 100 por ciento de los pacientes. Los tratamientos desde Nación se adquieren a un precio muy accesible, infinitamente menor a lo que era hace 2 ó 3 años, ya que la parte de la cura la tenemos resuelta de alguna manera. El problema que tenemos puntualmente y en el cual vamos a tratar en esta reunión es el tema de buscar a los pacientes que no saben que tienen el diagnóstico”.

Y continuó: “Se estima que en América latina y también en Argentina, el 70 por ciento de los pacientes con hepatitis C no saben que la tienen, entonces hay que salir a buscarlos. Lo tenemos que hacer entre todos, Ministerio de Salud, el Programa Nacional, las sociedades científicas, las ONG, las Unidades Centinelas, o sea, todos los actores de hepatitis tenemos que salir todos con la misma estrategia”.

En cuanto a la prevención, Solari explicó que “la hepatitis C no tiene vacuna y si bien se está investigando hace mucho tiempo, al menos por ahora parece no haber un horizonte al respecto. Por eso, lo más importante son las medidas de prevención, por ejemplo el uso de sangre segura. Hoy los bancos de sangre tienen el testeo de todas las bolsas de sangre por lo que son seguras, pero todas aquellas personas que se han transfundido antes de 1994 ó 1996, por más que se haya hecho en un hospital con todas las normas de seguridad, pueden haberse contagiado ya que la sangre hasta ese momento no se testeaba para hepatitis C porque no se conocía el virus. Todas esas personas deberían hacerse el test, aunque se sientan bien, aunque no estén amarillos, aunque no tenga alteración del laboratorio”.

“Las otras medidas de prevención tienen que ver con todo lo que implique elementos corto punzantes, hojas de afeitar, máquinas de cortar uñas, elementos de acupuntura; todo esto no debería compartirse, debería ser de uso único y desechable. Ni hablar de las personas que usan drogas endovenosas que no deben compartir las jeringas. Si bien en Argentina no tenemos una población importante de usuarios de drogas endovenosas, y más allá de tratar después de dejar la adicción, hay que tratar por lo menos de que tengan sus elementos propios y no los compartan porque ese es un mecanismo altamente probable de contagio”, añadió.

“La hepatitis C no se contagia por vía sexual, esto es importante, hay una posibilidad de contagio pero es muy baja, aun así hay factores de riesgo como lesiones anales, vaginales, que tienen riesgo de contagio. En la hepatitis C la transmisión de la madre al hijo es muy bajita pero existe, y no tenemos medidas como con la hepatitis B o el HPV para prevenir el contagio, por eso de vuelta lo importante es tratar a todos, inclusive las mujeres jóvenes que van a tener hijos”, agregó.

El profesional afirmó que “lo ideal es que todos al menos una vez en la vida se hagan el test de la hepatitis C. Si todos los pacientes estuvieran concientizados de este problema y solicitaran al menos una vez en la vida el test, se quedarían tranquilos si no la tienen y se solucionaría el problema”.

Con respecto a la cantidad de infectados en el país, Solari señaló que “ese es un tema en discusión, si uno lee los trabajos se estima que alrededor del 1 por ciento de la población tiene la enfermedad. Nosotros desde el Programa de Hepatitis venimos charlando desde hace mucho tiempo con las sociedades científicas y estimamos que esta prevalencia es mucho menor, de alrededor del 0,4 ó 0,5  por ciento. Lo cual no quiere decir que sea un tema menor, estamos hablando de 150 ó 200 mil personas en el país que tendrían hepatitis C. Pero insisto, lo más importante es que muy pocos de ellos lo saben, o sea que el problema está puntualmente ahí. Tenemos que ir a buscarlos, trabajar en conjunto  todos los actores, desde médicos, parte pública, privada, ONG”.

“Desde el Programa Nacional tenemos tratamientos de primera línea que cubren a todos los tipos de hepatitis C, que son seguros, efectivos, no tienen efectos adversos y son fáciles de administrar. La idea es que cada vez más médicos no especialistas en hepatología puedan tratar a estos pacientes, esto se está viendo en el mundo y da resultados excelentes”, finalizó.

Modificado por última vez en Viernes, 29 Junio 2018 20:44
ASJ
Logo EPSE
Logo OSSE