Jueves, 14 Diciembre 2017

Más de 500 personas se realizaron el análisis de VIH

El dato surge de la campaña de testeo masivo que el Programa Provincial de SIDA, ITS y Hepatitis Virales organizó con el objetivo de celebrar el Día Mundial en respuesta al VIH.  

Como en otras oportunidades participaron bioquímicos de la red de laboratorio del ministerio de Salud Pública, técnicos de laboratorio, residentes bioquímicos, trabajadores sociales, psicólogos, consejeros, agentes sanitarios y enfermeros de los diferentes Centros de Salud, acompañando al equipo técnico del Programa.

Se brindó consejería a 546 personas, 283 varones y 263 mujeres, en la que se informó acerca de las enfermedades de transmisión sexual, uso del preservativo y controles. Asimismo, se entregó folletería y preservativos. Se realizó análisis de VIH, Sífilis, Hepatitis B y C, destacando la cantidad de muestras a confirmar de Sífilis.

La actividad se articula siempre con personal del Área de Inmunizaciones, quienes manifestaron que se vacunó en total a 75 personas, colocándose 123 vacunas, de las cuales 73 fueron para Hepatitis B.

Es importante referir que los nuevos diagnósticos obtenidos en este tipo de eventos son incorporados al sistema de salud para su tratamiento y seguimiento correspondiente.

Paralelamente, durante la semana anterior y posterior al 1° de diciembre, fecha en que se realizó el testeo en la planta baja del Centro Cívico, las actividades se desarrollaron en diferentes CAPS de la periferia, ofreciéndose el test rápido para VIH en Angaco, Chimbas, Santa Lucía, Albardón, como así también en la Legislatura Provincial.

La referente provincial del Programa Lic. Victoria Sain manifestó que “mediante la consejería se les explicó a quienes se acercaron cuáles son las enfermedades de transmisión sexual que existen, un poco para ser educativos pero además para que puedan auto percibir si la tuvieron, si la tienen, que se saquen los miedos, las dudas, porque en realidad hablar de sexualidad no es fácil”.

“Este espacio de individualidad y de confidencialidad permite abrirse e ir construyendo un poco su mapa de acción. Si hay riesgos o no, posibilidades de hacer el análisis, por algo puntual que percibieron”, continuó.

 “La idea es siempre llegar a ese piso de personas que se nos hace más difícil abordar, que son esas personas que creemos que tienen el virus y que lo desconocen, para que empiecen a revisar su conducta de forma más objetiva”, finalizó Sain.