Jueves, 30 Noviembre 2017

Buscan generar la continuidad de acciones sanitarias encaradas por el, casi desaparecido, FESP

El FESP (Funciones Esenciales de salud Pública) aportó un presupuesto muy importante para la realización de distintas actividades de la cartera sanitaria sanjuanina. Y que en abril próximo dejará de ejecutarse.

La licenciada Diana Díaz calificó el trabajo de San Juan con el FESP como "ejemplar". (Imagen Elías Ramirez, Prensa Ministerio de Salud) La licenciada Diana Díaz calificó el trabajo de San Juan con el FESP como "ejemplar". (Imagen Elías Ramirez, Prensa Ministerio de Salud)

Con este programa, se han realizado muchas actividades y se han adquirido muchos elementos desde el 2012 a la fecha. En cada año de funcionamiento, se le asignó a la provincia un determinado presupuesto, que en un porcentaje importante se ejecutó, pero también quedaron recursos disponibles.

Con estos montos, hasta la fecha más de 20 millones de pesos recibidos por San Juan en los 5 años de vida, se han realizado infinidad de acciones que mejoraron el funcionamiento de los programas, nivel central y zonas sanitarias, o apuntaron a crear objetivos que optimizaran la prestación de salud en la provincia. Fortalecimiento de la Unidad de Salud Renal, Creación de Salas de Situación de Salud, Equipos de Tratamientos de Residuos Hospitalarios, Operativos Zonales del Programa Provincial de Sida, Gestiones del Programa Nacional de Municipios Saludables, Operativos de Colectas de Sangre, etc, fueron algunas de las gestiones realizadas con fondos del FESP.

Además, con estos fondos, se apoyaron los operativos de vacunación, organizados por Epidemiología, para la aplicación de la vacuna Pentavalente (a bebes los 2, 4 y 6 meses de vida) y activa colaboración para cubrir los nodos de vigilancia epidemiológica, cuyos resultados fueron satisfactorios y muy satisfactorios.

Los indicadores globales en la aplicación de la vacuna Pentavalente arrojaron, en todos los años (2011-2016) porcentajes superiores a los establecidos como metas. Y en el mismo periodo, con el nuevo método de vigilancia generados con fondos del FESP, se mejoraron las marcas  alcanzadas con el sistema tradicional. Así, se dieron cobertura a casi el 97% de los “niños objetivos” cuando porcentajes anteriores mostraban números muy inferiores.

Sobre el trabajo realizado por la provincia, la coordinadora nacional de Programas del MSN, licenciada Diana Díaz, lo calificó como “Ejemplar”, “San Juan ha creado muchas unidades como de Municipios Saludables, de Salud Investiga, los Comités de Ética, dejando estructuras armadas para poder continuar en el futuro prestando una salud más eficiente”, dijo.

El programa finaliza, porque el financiamiento que recibía del Banco de Reconstrucción y Fomento era inicialmente hasta el año 2016. Pero, según la funcionaria nacional, “los proyectos deberían tener continuidad de alguna manera. Nosotros dimos el puntapié inicial, fue una mirada transversal del país, y esa mirada tiene que tener proyección, es el gran desafío” sostuvo la licenciada Díaz.

En realidad, la verdad es que ministerio de Salud de la Nación no ha precisado de qué manera continuarían en las provincias algunas acciones que quedarían sin el fortalecimiento del recurso económico, como los proyectos destinados a enfermedades transmisibles, por ejemplo. En contrario, las acciones destinadas a enfermedades No Transmisibles estarían contenidas por la UFIS (Unidad de Financiamiento de Salud) que mantendría con presupuesto, también, los proyectos destinados a Salvaguarda Indígena (política referidas al estado de situación de los pueblos indígenas) y Salvaguarda Ambiental (Impactos de los residuos en los establecimientos de salud sobre el medio ambiente).

Con este panorama, el desafío para el año 2018 es saber que financiamiento tendrán los trabajos ya encarados, como el Diseño del Plan de Prevención de Dengue y otras ETM (Enfermedades de Transmisión por Mosquitos) o los Ejercicios de Simulación de Situaciones de Emergencia o Desastres.

En la provincia hay buena sintonía con el FESP, por lo que se descarta que se estudiará el tema para continuar con algunas estrategias encaradas y seguir promoviendo medidas preventivas respecto de determinadas enfermedades y, a nivel nacional, la expectativa estará en conocer si, realmente, el Banco de Reconstrucción y Fomento (BIRF), apoyo financiero del FESP, por el período 2011-2016, renovará la inversión de U$S 461 millones para un nuevo cuatrienio.

No hay certeza sobre el tema. Lo que no deja ninguna duda es que los resultados arrojados por este programa en la provincia fueron “ejemplar”, según calificaron desde Nación. Y que la necesidad de contar con apoyo económico para la implementación de estrategias es fundamental para seguir avalando el proyecto de salud del Gobierno provincial de llegar con una buena atención y asistencia a todos los rincones de la provincia.