Lunes, 11 Noviembre 2019

Buscan involucrar a los hospitales de segundo nivel en la internación domiciliaria

El proyecto es que estos centros sanitarios sean una alternativa intermedia entre la “Alta Complejidad” y el domicilio. El IPV estudia un prototipo de vivienda adaptada para estos pacientes.

Representantes de todos los sectores del Estado en reunión para determinar un sistema un nuevo sistema de internación domiciliaria. Representantes de todos los sectores del Estado en reunión para determinar un sistema un nuevo sistema de internación domiciliaria.

El Estado busca protocolizar el otorgamiento de las internaciones domiciliarias (ID), en virtud de la cantidad de casos que se presentan actualmente. El debate cae directamente en el ministerio de Salud Pública por ser, en esencia, quien las otorga y quien responde por la salud de los pacientes.

El problema aparece cuando se resuelve una ID y el paciente no tiene, en su domicilio, las condiciones básicas para poder cumplir correctamente con la evolución de su patología. En la mayoría de los casos, las personas necesitan reposo absoluto por varios días o meses y, dependiendo del problema de salud, la asistencia de varios profesionales que lo asistan.

Con la irrupción del equipo de auditores médicos del ministerio de Salud, designado por resolución en el año 2017, el problema salió a la luz. Los profesionales descubrieron que era imposible, en la mayoría de los casos responder desde los hogares al seguimiento médico de un enfermo durante 24 horas.

Para ello, y con el fín de solucionar el problema, se oficializó un “Protocolo de Procedimientos” donde se debía contemplar varios trámites a cumplir antes de otorgar un “reposo domiciliario”. Pesquisa de los potenciales pacientes, informe de los asistentes sociales del hospital, condiciones del hábitat domiciliaria, distancias del hogar hasta un hospital de Alta Complejidad, cumplimiento de los prestadores de salud, constancia domiciliaria de la historia clínica, entre otros. Uno de los puntos que más sobresalen y ha sido observado también por los generadores del protocolo es el deshecho de los residuos patogénicos en el domicilio, para evitar infecciones que perjudiquen al resto de los integrantes de la familia.

En consonancia a este último punto, otro de los actores que se ha incorporado al estudio del nuevo sistema de Internación Domiciliaria es el IPV, porque, según el Subsecretario de Medicina Preventiva de Salud Pública, doctor Matias Espejo, “el paciente y su familia deben tener la posibilidad de estar cómodos. Hay que tener en cuenta que el internado requiere solamente para él un dormitorio y el resto de la familia tienen que arreglarse como pueden” dijo.

Matias Espejo contó que “el ministerio de Salud Pública propuso al IPV un modelo de vivienda adaptada para estos pacientes con patologías crónicas, especialmente para los electrodependientes.

“Estos inmuebles deben contemplar ingresos y egresos amplios con capacidad para una camilla, habitaciones con radio de giro determinado, baño exclusivo para el paciente, áreas sucias y limpias para preparar medicación, inclusive que se tenga en cuenta también la posibilidad de un lugar para colocar las UPS, que almacenan energía constantes para los pacientes que requieren este suministro para vivir” dijo.

El Instituto Provincial de la Vivienda ha aceptado la propuesta que hizo Salud a través de la Dirección de Recursos Físicos y Tecnológicos, elaboradas por las arquitectas sanitarias. “El IPV ya tenía un prototipo de vivienda para pacientes discapacitados, solo agregó algunos ítems que le facilitamos” expresó el funcionario.

La alternativa

Desde el ministerio de Salud Pública, se ha estipulado, que los pacientes en condiciones de ser derivados al domicilio, hagan una instancia intermedia en los hospitales de segundo nivel o nosocomios departamentales.

“A medida que el paciente evolucione en su estado general se le va a ir retirando la complejidad y trasladándolo al hospital de su departamento, lo que sería un paso intermedio entre la institución de tercer nivel y el domicilio” explicó el doctor Espejo.

“Con esta decisión se empodera al hospital local de salud y a su equipo que también comienza a manejar otro tipo de paciente que habitualmente no maneja” dijo.

Desde el ámbito de la salud son conscientes que muchos pacientes crónicos, que tienen una alta demanda de prestaciones sanitarias y que están vivos, se debe al advenimiento de la tecnología, la capacitación del recurso humano y el desarrollo de los cuidados críticos. Se busca también que el llamado “destete” de tecnología sea paulatino y dentro del sistema de salud.

Finalmente, se informó que la gran mayoría de pacientes en condiciones de ser derivados a domicilio son pediátricos y en menor cantidad, adultos. En la primera franja, hablamos de pacientes crónicos con alteraciones congénitas, genéticas, muchos síndromes que involucran, especialmente, problemas respiratorios. Hay pacientes pediátricos adolescentes con traumas y secuelas severas, y en cuanto a los adultos muchas personas con secuelas neurológicas, con ACV, por ejemplo.

Desde el ministerio de salud, se busca que este tema no pase a complicaciones mayores y por eso, desde hace ya un tiempo, varios organismos del Estado mantienen reuniones periódicas para solucionar, definitivamente, el tema. La participación de los centros hospitalarios de segundo nivel es una alternativa cierta, segura y donde el paciente se sentirá permanentemente controlado por personal capacitado de salud.

Modificado por última vez en Lunes, 11 Noviembre 2019 12:26
ASJ
Logo EPSE
Logo OSSE