Martes, 07 Mayo 2019

Asma: controlado, permite una vida normal

Se conmemoró hoy el Día Mundial del Asma y desde el Hospital Marcial Quiroga se realizó una fuerte campaña de concientización.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias. Quienes la padecen sufren un impacto en su calidad de vida, que puede ser mejorada con un tratamiento adecuado hasta llegar a tener una vida normal. Ese fue el mensaje que el Servicio de Tisioneumonología del Hospital Marcial Quiroga brindó en el patio de ingreso al nosocomio en la mañana de hoy, al conmemorarse el Día Mundial del Asma.

Actualmente hay 235 millones de personas en el mundo que padecen la enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en la Argentina se estima que el 6% de la población convive con la enfermedad. Y si bien no tiene cura, con tratamientos adecuados el asma se puede controlar.

No obstante, cuando el paciente no se trata su estado de salud se va deteriorando al verse limitado en sus actividades y en riesgo de padecer una crisis de asma (falta de aire) que pueden culminar en una visita de urgencia al hospital o incluso una internación.

Algunos de los síntomas que provoca el asma es la falta de aire, sibilancias, tos y opresión torácica.

La vida al aire libre, el ejercitarse, vivir en un ambiente libre de humo y polvo ayudan, sumado a un buen control médico y un correcto tratamiento contribuyen para mejorar la perspectiva de la enfermedad, y así lograr que el paciente tenga una vida normal. 

Lo que hay que saber sobre el asma

  • Es una enfermedad crónica que afecta a los bronquios, estos se inflaman y estrechan, dificultando el paso del aire hacia los pulmones.
  • El asma se sospecha por los síntomas, tos persistente, silbidos o “gatitos” en el pecho y falta de aire, se puede confirmar con la espirometría.
  • El asma se puede desencadenar por varias causas. Las principales son las alergias (ácaros, pólenes, hongos, pelo de animales), los virus respiratorios y el ejercicio. La exposición al humo del tabaco y la contaminación son otros factores que provocan asma y la empeoran.
  • Un buen control es fundamental. Evitar los factores desencadenantes.
  • Hay dos tipos de medicamentos para el asma: Los que lo alivian, que se usan cuando aparecen síntomas y se les conoce como broncodilatadores porque abren los bronquios. Y los que controlan la inflamación o antiinflamatorios, que se utilizan diariamente para mantener controlado el asma y que no se debe dejar de tomarlos aunque se encuentre bien.
  • Usar correctamente los inhaladores.
  • Utiliza el plan de tratamiento, escrito y personalizado, que se haya acordado con el médico.
  • La escuela, la casa y el trabajo deben ofrecer un entorno seguro.
  • Con el tratamiento adecuado puedes conseguir hacer una vida normal. Incluso, practicar el deporte que te guste. Estar activo ayudará a tu salud.
Modificado por última vez en Martes, 07 Mayo 2019 15:56
ASJ
Logo EPSE
Logo OSSE