Viernes, 20 Abril 2018

Gobierno y empresas se reúnen para trabajar en la Responsabilidad Social

La Segunda Jornada de Responsabilidad Social busca, entre otros objetivos, generar un espacio para intercambiar experiencias y fomentar la articulación entre diversos sectores de la sociedad.

La Sala del Auditorium del Teatro del Bicentenario será sede de la Segunda Jornada Provincial de Responsabilidad Social el próximo martes 24 de abril desde las 8:30 horas.

La actividad es organizada de manera conjunta entre el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, a través de la Dirección de Desarrollo Local y Economía Social; la Universidad Nacional de San Juan, a través de la Facultad de Ciencias Sociales y la Universidad Católica de Cuyo, a través de su Secretaría de Extensión.

Esta jornada tienen como propósito contribuir a la comprensión de las principales perspectivas que nutren el debate sobre la Responsabilidad Social y la Sustentabilidad, y así promover la aplicación de sus prácticas en instituciones públicas y privadas.

El desarrollo sostenible persigue el crecimiento económico continuado contribuyendo al desarrollo social de las personas y cuidado del medio ambiente. De esta manera, a través de una política de desarrollo local se tienen en cuenta las características propias de cada región como lo son la disponibilidad recursos humanos y materiales, el grado de desarrollo tecnológico, las actividades productivas de la zona, el grado de apertura económica de los mercados, el desarrollo socioeconómico, estructura social y política, cultura y tradición. Es por ello que las estrategias de desarrollo local se llevan a cabo de manera diferente en cada territorio, según las características y necesidades de cada comunidad permitiendo alcanzar mayores niveles de productividad y competitividad.

Contenido

  • Concepto de Responsabilidad Social & Sustentabilidad; y evolución.
  • La importancia del Desarrollo Sustentable en el marco del contexto actual: éticocultural, económico, social y ambiental.
  • La Gestión Responsable Orientada a la Sustentabilidad (GROS) aplicable a organizaciones de todos los tamaños y sectores.
  • El proceso de Creación de Valor Compartido (CVC) con la participación de todos los sectores de la sociedad.
  • Los nuevos cuadros de resultados a medir y reportar.
  • Introducción a las principales herramientas de gestión: ISO 26.000, Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Global Reporting Initiative (GRI).
  • Casos inspiradores de buenas prácticas

Desarrollo Territorial: un enfoque que apuesta a la articulación de diversos actores en torno a proyectos colectivos sustentables e incluyentes

El enfoque del desarrollo territorial pone el énfasis en un proceso en el que diversos actores endógenos y exógenos pero con incidencia en el territorio (gobiernos locales, empresas, universidades, organizaciones sociales) unen sus fuerzas y recursos para conseguir nuevas formas de cooperación con el fin de estimular y concretar iniciativas tanto a nivel económico, social, ambiental o cultural para mejorar la calidad de vida de la población.

Plantea una nueva articulación de actores territoriales. La cooperación entre actores públicos de diferente nivel institucional (locales, regionales, nacionales, internacionales), así como la cooperación entre el sector público y el privado es un aspecto central de este enfoque.

El gran desafío es ¿cómo gestionar las diferencias para construir proyectos concertados a escala territorial? La clave es la negociación en base a la búsqueda de intereses comunes, sin renunciar a los intereses particulares, pero apostando a una visión estratégica compartida sobre el futuro, a un horizonte consensuado en base a propuestas que sean incluyentes y de base participativa.

El rol de las diferentes organizaciones públicas y privadas como actores protagónicos en la construcción de procesos de desarrollo territorial

La insuficiente coordinación de las acciones centrales y sectoriales (salud, educación, vivienda, producción, fomento del empleo) con las territoriales, impiden muchas veces el funcionamiento en forma de redes con impronta genuinamente local. Esto desvirtúa el enriquecimiento que se lograría mediante una buena articulación que al mismo tiempo promueva la participación de la sociedad civil en sus múltiples manifestaciones. La actuación por sectores muchas veces se contradice con la necesaria visión integral que requiere el desarrollo territorial.

En el seno de la provincia, el reto es contemplar la heterogeneidad de las diferentes zonas y localidades, articulando debidamente lo rural con lo urbano y las diferentes potencialidades económico-productivas de cada zona. En suma, intentar el tránsito hacia una descentralización bien gestionada, coordinada y articulada territorialmente.

En este contexto, aparece cada vez con más fuerza la necesaria presencia de municipalidades capaces de participar y cogestionar programas con el estado provincial y nacional, las empresas y las diversas organizaciones de la sociedad civil, que puedan combinar acciones de ordenamiento territorial, desarrollo económico-productivo y políticas sociales, culturales y ambientales.
El capital social existente en cada localidad es un factor decisivo para incrementar el desempeño institucional de los gobiernos locales. Los niveles de desempeño institucional dependen, en buena medida, de los grados de participación cívica de los ciudadanos a nivel regional y local. Si éstos son altos, pueden conformar mecanismos horizontales de relación que por su exigencia obligan y garantizan una mejor respuesta de los actores político-institucionales en un ejercicio interesante de democracia participativa y construcción de ciudadanía.

La responsabilidad social como propuesta incluyente y herramienta de intervención

En el camino recorrido por la responsabilidad social como propuesta surgida en el mundo de las empresas, se ha ido reconociendo que esta es una tarea que abarca también a otros actores tanto del estado como de la sociedad civil. Por otro lado, se ha avanzado en la concepción de que hablar y practicar la responsabilidad social exige trascender prácticas meramente asistenciales para pasar a la promoción y apoyo de proyectos de desarrollo integrales que promuevan la participación de los propios destinatarios en la mejora de su calidad de vida.

Esto exige tener en cuenta algunos criterios de trabajo y metodologías de intervención, facilitando herramientas para que los destinatarios de los proyectos de RS puedan aprovechar la estructura de oportunidades que puedan ofrecerse desde el estado, el mercado y la propia comunidad para el logro de metas individuales y colectivas.

Desde una mirada territorial, esperamos compartir en la presentación algunas pautas para el diseño y la intervención en estos proyectos de RS que podrán ser considerados en el debate.

Las personas interesadas en inscribirse deben hacerlo haciendo clic en el siguiente enlace: https://bit.ly/2HxH33b